Noticias

¿Por qué debemos hacer un presupuesto familiar?

15.04.2014
Miguel Dávila Castillo - CTC Consultores Cia. Ltda.

 

Con cierta regularidad damos cursos y talleres de educación financiera a personas de distintas condiciones. Dentro de estos cursos y talleres encontramos que, invariablemente, aquel que mayor participación e interés concita es el de elaboración del presupuesto familiar; la razón de ese interés parece encontrarse en el hecho concreto que muy pocas personas/familias elaboran un presupuesto familiar y, todavía, muchas menos lo aplican disciplinadamente.

El motivo principal para que ello ocurra, según lo expresan los consultados, se encuentra en que, a más de demandar un trabajo relativamente largo y tedioso, el resultado que se obtiene de esa planificación financiera es siempre o casi siempre negativo, o sea que nuestros gastos superan a nuestros ingresos (es decir, se tiene un déficit), lo cual evidentemente es muy frustrante.

En este caso, si no hacemos nuestro presupuesto familiar para evitar encontrarnos con resultados negativos, el hecho es que nuestra justificación es coincidentemente la razón por la cual sí deberíamos hacerlo: solamente si contamos con un detalle de nuestros ingresos económicos y de nuestros egresos o gastos, tendremos la posibilidad de diagnosticar adecuadamente la situación de nuestras finanzas familiares y, en base de ese diagnóstico, realizar los ajustes que fueren del caso. Ésta es una primera y muy poderosa razón para tomarnos el tiempo y hacer el esfuerzo de elaborar un presupuesto.

Pero el trabajo no consiste exclusivamente en lograr que empaten nuestros ingresos con los gastos actuales, pues es imprescindible, además, contar con un ahorro que nos dé la tranquilidad de encontrarnos listos para enfrentar eventuales emergencias (los especialistas dicen que para esta finalidad debemos apartar un 5% de los ingresos familiares mensuales); de manera adicional debemos conformar gradualmente un fondo que nos permita contar con un respaldo económico suficiente para el período de nuestra vida en que ya no generemos ingresos (los especialistas dicen que para este fin debemos destinar un 10% de los ingresos familiares mensuales, sin embargo la determinación de este porcentaje implica un trabajo más detallado y personalizado); y, finalmente, para los gustos familiares (viajes, fiestas, carro nuevo, etc.) también debemos conformar un fondo con el aporte de alrededor del 10% de los ingresos familiares. La creación de estos fondos de previsión es una segunda y también muy importante razón para hacer un presupuesto.

En esta misma página web presentamos videos con ayudas para elaborar su presupuesto familiar y, principalmente, con guías para realizar los ajustes que fueren necesarios hasta “cuadrar” los ingresos con los gastos.

Pero hay que estar claros: la elaboración de un presupuesto familiar no es sólo un trabajo de sumas y restas; por el contrario, lo más importante es que en ese presupuesto se debe reflejar el proyecto de vida de la familia y ello es, quizás, la razón menos evidente para hacer un presupuesto. Veamos.

Todos tenemos necesidades de alimentación, vivienda y vestido, pero más allá de nuestras necesidades básicas hay un infinito número de posibilidades para que, como consumidores, utilicemos nuestro ingreso disponible. Por ejemplo, hay quienes valoran mucho la vida familiar y su esquema de gastos debería ser muy diferente al de quienes valoran más la diversión con amigos; hay quienes consideran prioritaria la responsabilidad social y, por lo tanto, sienten satisfacción al destinar una parte de sus recursos para apoyar obras sociales o de protección ambiental, a diferencia de quienes no asignan mayor importancia a estos temas.

Cualesquiera sean las prioridades en su familia, parte del ejercicio de su libertad individual será asignar recursos suficientes para cumplir cabalmente con esas aspiraciones.

Si no realiza un presupuesto es posible que se encuentre invirtiendo dinero en cosas que los miembros de su familia no consideran tan importantes y, por lo tanto, es posible que esté alejándose de lo que algunos especialistas denominan la “felicidad financiera”, que no es más que determinar aquello que es importante para usted y su familia y gastar de acuerdo a esas prioridades establecidas.

En un artículo posterior le daremos algunas pistas para apoyar su trabajo de alinear las prioridades u objetivos de vida de los miembros de su familia con su presupuesto.